Evitación de daño; evitación de dolor

Todo ser vivo dedica gran parte de su actividad a detectar y evitar el daño, la destrucción de sus tejidos.

Evitamos lo que nos perjudica o creemos que es así y buscamos lo que necesitamos, también en función de nuestras creencias.

Buscamos agua, alimento y cobijo para evitar daños. El objetivo no es evitar sentir hambre, sed o desprotección sino los estados de amenaza que dan lugar a esos sentimientos.

Lo mismo sucede con el dolor. No se trata de evitarlo sino de eliminar los estados del organismo que lo generan, con o sin fundamento. Seguir leyendo Evitación de daño; evitación de dolor